La figuritas del Metro, referentes urbanos

Por Transeúnte , 13 de September de 2011

Un chabacano, una campana, un pato, un Toreo, una serpiente, un Zapata y una Plaza de la Transparencia, componen, junto con otras,

una serie de imágenes que configuran la iconografía de cada una de las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México.

De acuerdo con el sitio web de Lance Wyman, diseñador industrial estadounidense y creador de los íconos del Metro, junto con los mexicanos Arturo Quiñones y Francisco Gallardo, el objetivo de estos diseños se basó en un wayfinding. Esto implica hacer referencia a las características propias del lugar, vinculándose a su historia, cultura y esencia.

Ángel Navarrete Borja, autor del libro 30 Años de Hacer Metro, lo reafirma comentando que “cada línea tiene un color distintivo y los íconos que las representan no son gratuitos, pues en cada uno se observa la premisa con la que trabajó Wyman”.

“Estas imágenes  les proporciona a los usuarios información y orientación de forma clara con el objetivo de hacerlos encontrar su camino”, afirma Navarrete Borja.

El diseñador norteamericano también elaboró el logotipo del Metro, que es una eme -m- en color naranja con bordes redondos sobre un fondo negro con la esquina superior redondeada; a ésta imagen se sumó el diseño de los letreros de entrada, salida, no fumar y andenes que se realizaron entre 1968 y 1971, afirma el sitio web de Wyman.

Partiendo de cómo se concibió la iconografía de las estaciones de Metro, esta idea ha sido retomada por otros sistemas de transporte público en el Distrito Federal,  como el Metrobús o el Tren Ligero, en donde también se pueden apreciar imágenes específicas que hacen referencia a los lugares donde se encuentran las estaciones de éstos.

Por otro lado, dichos logos también han sido motivo de “alteraciones” estéticas, como las que ha hecho el proyecto de arte urbano llamado Redetro, quienes hacen intervenciones sutiles en los sistemas de transporte público, trabajando con la señalización de las estaciones de metro y cambiando temporalmente en algunos lugares estratégicos nombres y narrativas públicas, buscando así ofrecer otros significados y estímulos frente a la jerarquización del entorno urbano. Éste grupo ha trabajado en metros como el de Berlín y la Ciudad de México.

Aunque estos son grandes referentes del Metro defeño, su identidad no sólo se reduce a sus íconos y logotipo. Hay otros elementos singulares que la conforman, como su olor, colores, vendimia excesiva, su intermitente estridencia sonora en los vagones y hasta sus momentos de asfixia y sudoración que parecieran prolongarse el tiempo necesario para encontrarse repasando una y otra vez las figuritas que le recuerdan al pasajero que aquí es el Zócalo, o que allá está Juárez y Eugenia.

Temas: , , , , , , , , , , , ,

Slideshow by webdesign