Javier Hernández

El transporte público debe ser sexy

Por , @jahernandezhe , 5 de June de 2012

Los viajes en Transporte Público se han reducido en casi 6%. En los últimos 20 años el uso del transporte público bajó del 78% en 1989 a 72.1% en 2007, en contraste, se ha incrementado el número de viajes que se realizan en automóvil en la Zona Metropolitana del Valle de México, de 16% en 1989 a 20.7 % en 2007. ¿Por qué ha ocurrido esto? ¿Cómo se puede hacer atractivo el uso de transporte público para los habitantes de esta gran ciudad conformada por la Zona Metropolitana del Valle de México?

Empezaría por retribuirlo a que el transporte público no es atractivo en nuestro Valle de México, porque ofrece, como todos sabemos, incomodidad, inseguridad, accidentes, alto costo, largos tiempos de viaje, irregularidad y malas condiciones físicas en la mayoría de las unidades… Creo que esas son todas, -si me falto algúna, favor de hacérmelo saber-.

El automóvil resulta atractivo porque tiene muchos aspectos positivos, como el status que le da al poseedor. Por otro lado, también ofrece comodidad, por lo menos en su interior, se puede disponer de mucho espacio interior para cosas personales –realmente muchas-. Son económicos, porque el costo del combustible es bajo, a un nivel irreal, como se explica en este video de ITDP México. También es bajo el costo del estacionamiento, de hecho no cuesta la mayor parte del tiempo –esto también se explica en el video que mencioné anteriormente-. Su única incomodidad se presenta a causa de que las vialidades son insuficientes y se producen congestionamientos.

Pero aún cuando el congestionamiento es la principal desventaja del automóvil, este sigue siendo suficiente para competir exitosamente contra el transporte público. Para la mayoría de las personas resulta invisible el hecho de que el automóvil es el principal emisor de contaminantes de gases efecto invernadero y que por ello contribuye al cambio climático, además de que tampoco parece visible el hecho de que es gran responsable de las emisiones locales que resultan en diversas enfermedades respiratorias.

El reto entonces es que el transporte público, para ser atractivo para el habitante del Valle de México, debe ser rápido, cómodo y seguro, además de tener un costo adecuado. Para que esto se logre, debe existir una política pública, definida desde las autoridades locales, para que en forma congruente, sus acciones estén justamente orientadas a fortalecer y priorizar el transporte público.

En paralelo, el automóvil debe adquirir los costos reales que permiten su operación, como los de estacionamiento y combustible, lo que obligará al uso racional del automóvil. Esto también debe estar definido por una política pública.

El último punto es el más complicado, implica que exista una profesionalización del transporte público y por lo tanto se integren a la operación empresas concesionarias eficientes, que serán así por rentables, rápidas y estar orientadas al usuario. Este esfuerzo ya se ha iniciado, pero falta mucho para lograrlo por completo.

Por otro lado, el gobierno debe garantizar la evaluación de los estándares de calidad, que estén ligados a los resultados que el público espera y que su incumplimiento sea sancionado.

Temas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Slideshow by webdesign